Navegando por ar-Ramla

Las gentes de Al Ándalus llamaron ar-Ramla (El Arenal) a la zona suroriental de Córdoba que abraza el Guadalquivir -y que hoy denominamos El Arenal de la Fuensanta-. Muy probablemente, esta área corresponda a algunos de los arrabales de la Axerquía (al-yiha al Sarqiyya), entre el arrabal del Sabular (con epicentro en la Ribera/molino de Martos) y el rabad al-Zahira.
Navegar por este tramo del río Grande (wadi al-Kabir) evoca episodios remotos. Como cuando las tropas de Al-Hakam cruzaron el cortijo de El Arenal (munyat ar-Ramla) para salvar el Guadalquivir por el vado de la Barca (entonces llamado vado del Adalid o majada Ballish) y atacar, por la retaguardia, a los rebeldes que se habían sublevado en el Campo de la Verdad (rabad al-Shaqunda); o como cuando se ordenó empedrar a toda prisa el camino que unía, por la orilla, la madina y aquella almunia porque iba a visitarla el califa Abd ar-Rahman; o como cuando el cadí Ibn Said, en los estertores del califato, invitó al hijo de Almanzor (al-Muzzafar) a una fiesta en aquella finca con la intención de asesinarlo.
Aún hay quien busca en este extenso meandro los restos de Madinat al-Zahira (y quien asegura que Ballish era su puerto fluvial), entre las huertas de Aguayo, de la Colecilla, de la Concepción, de la Fuensanta o de las Infantas; en el huerto del Cañaveral, del Colmillo, del Gavilán, del Humilladero o del Moreal, en la huerta Pantoja o en la Pantojuela, o en los olivares del Arenal o de la Viñuela. Aún hay quien busca antiguos cauces de arroyos hoy soterrados (como el de Pedroches o el arroyo Chico -¿nuestro arroyo de la Fuensanta?-que citó Ibn Hazán en El collar de la paloma), y quien otea desde el otro lado del río, desde lo alto de la torrontera de la Barca (el escarpe de Mawwaz) para adivinar antiguos trazados -menos sinuosos- que horadó y ocupó el Guadalquivir a lo largo de los siglos.
Hoy, los fértiles depósitos que el río ha ido alojando en el meandro del cortijo del Arenal abonan olivares y forrajeras, frutales y cereales. Y, en la orilla, álamos, sauces, fresnos, adelfas y tarajes que dan sombra y cobijo a garzas, garcillas y garcetas, cigüeñas y algún martinete.
¿Hacen falta más excusas para navegar por El Arenal?

 
 

Más fotos, en este enlace.

Esta entrada ha sido publicada en Actividades del club, El Guadalquivir y etiquetada como , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.