Travesía de Las Candelas 2020

Más de un centenar de deportistas se han dado cita en La Puebla de los Infantes (Sevilla) con motivo de una nueva edición -la 24ª- de la concentración de paramotores «Las Candelas» durante el primer fin de semana de febrero y, como es tradicional, el Club de Piragüismo Córdoba no se quiso perder la más importante concentración de paramotores del sur de Europa.
Embarcamos en la playa de la orilla sur del embalse de José Torán y apenas tuvimos que navegar un kilómetro para cruzar el pantano y acercarnos a la zona por la que iban apareciendo los paramotores. Estuvimos allí un buen rato, disfrutando de los vuelos y las maniobras de los pilotos (y de los que queda un pequeño testimonio en este vídeo).

Para completar la jornada, pusimos las proas hacia el oeste y nos dispusimos a recorrer la orilla norte del embalse. A menos de dos kilómetros nos encontramos con la cola del arroyo Guadalvacar (también denominado Guadalbacar o Guadalbarcar) y por ella nos adentramos buscando un lugar para hacer la parada del bocadillo.
Desde allí iniciamos un rato después el regreso, completando una travesía de unos 10 kilómetros (el pantano, a menos del 50% de su capacidad, se hace pequeñito).

El pantano de José Torán es un embalse mediano (de unos 50 Hm3 de capacidad y 50 km de perímetro) de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ubicado en el parque natural Sierra Norte de Sevilla, entre los términos municipales de Lora del Río, Constantina y La Puebla de los Infantes.
El proyecto de inundar el Valle de Castril (el Valgruado de la época musulmana) con las aguas de los arroyos Guadalvacar, Toril y otras muchas fuentes y manantiales data de principios de los ochenta; la presa fue inaugurada en 1991, recibiendo el pantano el nombre del prestigioso ingeniero José Torán Peláez (1916-1981), responsable de importantes obras hidráulicas (como la presa de Guadalén, en Jaén) y fundador de la empresa Coviles.

PD. Mientras regresábamos al punto de embarque nos sobrevoló un helicóptero del 061 que trasladaba a la Unidad de Traumatología del hospital Virgen del Rocío de Sevilla -eso lo supimos más tarde- a un paramotorista accidentado. Confiamos en que se reponga lo antes posible y volvamos a verlo sobre nuestra cabezas el año que viene.

Hay algunas fotos de la travesía en este álbum.

Esta entrada fue publicada en Actividades del club y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.